Cabeza de vaso canopo egipcio de Qebehsenuef en mármol, Imperio Nuevo, 1550-1070 a.C.

DESCRIPCIÓN
Los antiguos egipcios creían en la vida eterna y la muerte la consideraban como el comienzo de una nueva existencia. La creencia de que las almas de los muertos volvían al cuerpo hizo crear una serie de costumbres y rituales para conservar el mismo. El proceso comenzaba tras la muerte en una casa de embalsamiento donde el proceso de la mumificación tenía lugar. El cuerpo se limpiaba y los órganos internos eran extraídos y conservados para poder enterrarlos con el difunto. Se procedía entonces a la desecación del cuerpo con natrón, proceso en el cual se secaban también los órganos. Cuando el cuerpo estaba finalmente seco y los órganos conservados se limpiaban y vendaban, aplicándoles ungüentos y haciéndoles rituales mágicos. Los vasos canopos los encontramos con representaciones de los cuatro hijos del dios Horus, que eran protectores de las distintas partes del cuerpo momificado del difunto. Esta tapa pertenecía a un vaso canopo de Qebehsenuef, que sería para contener los intestinos.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map