Estela funeraria egipcia representando al dios «Osiris», Imperio Nuevo, 1400 a.C.

DESCRIPCIÓN
Esta pieza es una estela funeraria realizada para un difunto cuyo nombre, r-y-maat, aparece representando en una inscripción en la parte superior. En ella aparece el dios Osiris sentado y acompañado de sus tres símbolos más característicos: la corona Atef, símbolo de los faraones; el cayado, como alusión a su función como pastor de ganado; y el cetro, como símbolo de poder y autoridad. Frente a él, aparece representando un puesto de ofrendas con flores de loto, que en Egipto se vinculaba a la evolución del espíritu ya que era una flor que emergía cada mañana después de haber desparecido durante la noche. También era empleada como símbolo de protección y curación, acompañando a algunos dioses como, por ejemplo, Isis. Fue representada en multitud de ocasiones en templos y tumbas egipcias. Osiris, hijo del dios de la tierra Geb y de la diosa del cielo Nut, es el dios de los muertos, resurrección y agricultura, simbolizando la fertilidad y regeneración del río Nilo. Este dios fue quien enseñó el pueblo a trabajar la tierra y respetar las leyes. Osiris fue asesinado por su hermano Seth, quien cortó el cuerpo en catorce pedazos y los esparció por Egipto. Pero la esposa de Osiris, Isis, recuperó los miembros, lo embalsamó y proporcionó vida al cadáver de Osiris para poder concebir al hijo de ambos, Horus. La representación del dios Osiris en esta estela tiene un claro sentido funerario ya que Osiris es el dios de los muertos y de la resurrección, siendo además el encargado de presidir el Juicio de los Muertos y decidir si el difunto podía obtener la vida eterna o sería devorado por un monstruo. Además, Osiris está vinculado a la creencia de la inmortalidad ya que fue resucitado con la promesa de la vida eterna en el Duat, por ello cuando un egipcio moría se realizaba un ritual de embalsamamiento como había sucedido con Osiris, con el objetivo de asegurar la resurrección en la vida eterna. Desde el punto de vista técnico, es un bajorrelieve realizado en piedra caliza. Se han mantenido los recursos típicamente egipcios como la representación de la mitad superior del cuerpo de forma frontal mientras que la mitad inferior se encuentra de perfil. Es una talla simplificada, donde el artista se preocupa por la representación de los símbolos especialmente con el objetivo de transmitir la idea principal de la obra: asegurar la vida eterna.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 650 670 221 / 606 909 804
info@ifergangallery.es

Lunes - Viernes | 10h a 20h
Sábados y Domingos cerrado.

Site Map