Farol bizantino de cerámica, 400-600 d.C.

DESCRIPCIÓN
Se trata de un candil con un agujero central donde se introduciría una vela. Esta lámpara sería utilizada de forma doméstica para iluminar las estancias de la vivienda en las horas de oscuridad. Su forma, que denota un diseño cuidado y conseguido, nos relata que posiblemente pudo pertenecer a una familia económicamente posicionada. Muchas de las piezas arqueológicas que conservamos de las culturas de la antigüedad forman parte de los objetos de uso cotidiano. Estos objetos de uso diario nos informan de sus prácticas y modos de vivir. La caída del Imperio Romano en el siglo V se tradujo en la ruina del mundo antiguo. Sin embargo, el cristianismo fue el motor que propició, aunque lentamente, la continuidad y evolución de Occidente en la Edad Media. El arte paleocristiano sirvió de puente entre la cultura clásica y la cristiana para originar un arte nuevo. Es un arte que vive en sus inicios oculto, en muchas ocasiones perseguido. Los adeptos a la nueva religión estimularon la aparición y extensión de otra iconografía. Aunque para representar las creencias e historias de su fe recurrieron con frecuencia a prototipos visuales preexistentes, no cabe duda de que el espíritu que animaba a las creaciones visuales del cristianismo empezaba a ser muy diferente del viejo politeísmo.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map