Incensario bizantino de bronce, 600 d.C.

DESCRIPCIÓN
Esta pieza es un incensario con forma circular y con todo el perímetro rodeado de decoración gallonada. Cuelga mediante tres suspensiones de bronce agarradas a un gancho, que permitirían mantenerlo colgando en movimiento o de forma estática para participar en alguna actividad de culto. El hecho de que la pieza esté realizada en bronce la convierte en un ejemplar vinculado al culto o a una actividad ritual, ya que los incensarios de uso diario estaban realizados en terracota o cerámica. El incienso, goma o resina que se extrae de los árboles, fue muy apreciado en las antiguas culturas, ya que además de purificar el ambiente y proporcionar buen olor, estaba destinado a los usos rituales. Se pensaba que el incienso ayudaba a los iniciados en su conexión con el más allá, así como a contentar a los dioses cuando se realizaban plegarias. La caída del Imperio Romano en el siglo V se tradujo en la ruina del mundo antiguo. Sin embargo, el cristianismo fue el motor que propició, aunque lentamente, la continuidad y evolución de Occidente en la Edad Media. El arte paleocristiano sirvió de puente entre la cultura clásica y la cristiana para originar un arte nuevo. Es un arte que vive en sus inicios oculto, en muchas ocasiones perseguido. Los adeptos a la nueva religión estimularon la aparición y extensión de otra iconografía. Aunque para representar las creencias e historias de su fe recurrieron con frecuencia a prototipos visuales preexistentes, no cabe duda de que el espíritu que animaba a las creaciones visuales del cristianismo empezaba a ser muy diferente del viejo politeísmo.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map