Sarcófago egipcio de bronce de musaraña con momia del animal en el interior, Baja Época, 664-332 a.C.

DESCRIPCIÓN
En el Antiguo Egipto creían que sus deidades podían aparecer en la tierra en forma animal, como tales, las musarañas desempeñaban un papel destacado en las prácticas de culto egipcias. De hecho, a las musarañas se les consideraba animales que venían de la oscuridad y se asociaban con frecuencia con la mangosta un animal que aparecería durante el día. Estas dos especies pueden haber representado dos caras (noche y día, oscuridad y luz) de la misma deidad. Este tipo de sarcófagos de musaraña se han hallado en pedestales de estatuas de halcones, donde se introducían como presas de esas aves para representar el triunfo del sol sobre la oscuridad. Además, por su ciclo de vida, a la vez nocturno y diurno, las asimiló no sólo con Osiris, sino también con aspectos nocturnos del halcón Horus Mejentyirty de Letopolis, quien se distinguía por ser ciego de nacimiento y miope durante toda su vida, pero curiosamente, capaz de restaurar la vista. Se pensaba igualmente que los amuletos con forma de musaraña tenían este mismo poder. Asimismo, también se relacionaba a las musarañas con el dios sol, Ra, porque durante la noche, éste viajaba por el oscuro inframundo; la musaraña podía, por tanto, ser una de las formas que adoptaba durante tal proceso.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map