fbpx

Crátera de volutas con guerrero en Naiskos, Magna Grecia, 330-320 a.C.

DESCRIPCIÓN
Las cráteras eran recipientes cerámicos destinados a contener líquidos tales como el agua o el vino rebajado. Esta tipología de crátera, a la que llamamos de volutas por la forma en la que están acabadas sus asas, son muy características. La importancia de estas piezas se recoge incluso en la Odisea de Homero, en su VIII libro. La función más conocida de las cráteras es su utilización como obsequio a los ganadores de los juegos atenienses, paralelo al premio que se entrega hoy en día. Aunque debemos analizar su utilización desde los primeros usos bélicos en los que se utilizaba como obsequio del pueblo derrotado en la batalla, llegando a utilizarse para derramar líquidos sobre los enemigos descuartizados. Esta crátera está decorada por el Pintor del Inframundo, uno de los pocos ceramistas que han podido ser identificados en la Antigua Grecia, por lo que el valor de la pieza se ve incrementado notablemente. La tipología decorativa de la pieza es la figura roja sobre el fondo negro. En una primera cara podemos observar cuatro figuras oferentes, dos mujeres con túnica y dos hombres desnudos con la túnica en el brazo. La alternancia entre las figuras sedentes del primer registro y las erguidas del segundo dan un juego de movimientos únicos. En el centro de la escena encontramos a dos personajes dentro de un templete, uno de ellos ataviado con túnica le ofrece vino en una copa al otro personaje, el que pudiera ser un vencedor de los juegos atenienses que se encuentra ornamentado con armadura, casco, sandalias y sus complementos bélicos, la lanza y el escudo. Sobre ellos flota el ónfalos, la primera piedra puesta por Zeus en el centro del universo según la mitología griega. En la otra cara encontramos una escena similar a la anterior con cuatro figuras, en misma disposición flanqueando un pilar conmemorativo sobre el que se han dispuesto unas guirnaldas. La belleza de las escenas unificada con la majestuosidad de la decoración que las hila y engrandecen, hace de esta pieza una obra única del pintor del inframundo, el mejor obsequio que podía ser asignado a un héroe ateniense.


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map