fbpx

Ladrillo cuneiforme asirio de terracota dedicado al rey Salmanasar III, Mesopotamia, 858-824 a.C.

DESCRIPCIÓN
Los bloques mesopotámicos son unas de las mejores pruebas arqueológicas que encontramos en relación a Mesopotamia. La escritura era para la población un descubrimiento de los dioses, por lo que era considerada sagrada. La necesidad de los pueblos por reglar su vida, dejar constancia de sus hallazgos y construcciones es lo que propicia el inicio de la escritura. Los bloques, de forma parecida a lo que pasaba con las tablillas, se utilizaban en las construcciones de los grandes edificios, murallas y ciudades. Sin ninguna duda, estos ladrillos o bloques nos aportan una información necesaria para apreciar cómo vivían, cómo se organizaban administrativamente, e incluso un material tan sencillo como la arcilla puede mostrarnos sus sentimientos y pensamientos. Este ladrillo contiene una inscripción dedicada al rey asirio Salmanasar II, hijo y sucesor de Assur-Nasirpal II. Con Salmanasar III tuvo lugar una etapa de esplendor gracias al incremento de las ganancias económicas y a la expansión hacia el Mediterráneo.  


Consultar

Obras de arte relacionadas

C/ Sebastian Souviron, 9 29005, Malaga, España
+34 606 909 804 / 650 670 221
info@ifergangallery.es


Site Map